Mundo — 13.05.2019 —

Europa y Estados Unidos chocan por Irán y Venezuela

El canciller de Trump, Mike Pompeo, fue confrontado por sus pares europeos en un encuentro en Bélgica.

Por: santotoméaldía / Fuente: Clarín

Los intereses europeos y estadounidenses siguen divergiendo. Dos crisis mayores de plena actualidad muestran cómo los europeos no siguen a la Administración de Donald Trump e, imposible en otros tiempos, incluso trabajan para evitar que las medidas que toma Washington tengan efectos.

La principal bronca de los últimos meses se debe a Irán. Mientras Estados Unidos se salió del acuerdo nuclear hace un año y va aumentando la presión sobre Teherán, incluso con movimientos militares, los europeos respetan el acuerdo y están intentando poner en marcha un mecanismo para que sus empresas puedan seguir comerciando con Irán sin sufrir sanciones estadounidenses.

Las diferencias, e incluso la incomodidad, entre las diplomacias estadounidense y europeas, se elevó cuando este lunes el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo se autoinvitó a una reunión de cancilleres europeos en Bruselas y la ‘canciller’ del bloque, Federica Mogherini, llegó a la reunión diciendo que la agenda estaba muy cargada. "A ver si encontramos un poco de tiempo para reunirnos con él”, dijo.

Los países europeos le reclamaron al secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, "evitar una escalada" con Irán.

Los ministros de Exteriores de Alemania, Francia y Reino Unido han mantenido este lunes sendos encuentros por separado con Pompeo en Bruselas.

Pompeo llegó a Bruselas para presionar a los europeos para que sigan de una vez los pasos de Estados Unidos y se salgan del acuerdo nuclear iraní y, sobre todo, para que no se les ocurra poner en marcha nada que alivie la presión sobre Irán. Ningún país europeo, sobre todo ninguno de los implicados en la gestión del acuerdo con Teherán (Alemania, Francia y Reino Unido) cambió de opinión.

Irán pidió la semana pasada a los europeos que ese mecanismo entre en vigor en un máximo de dos meses para poder seguir vendiendo petróleo a Europa y mantener a su banca conectada al sistema financiero europeo a pesar de las sanciones estadounidenses.

Mientras la UE intenta salvar el acuerdo nuclear con Teherán, Estados Unidos acusa a irán de preparar “ataques inminentes” contra intereses estadounidenses en Oriente Medio y anunció el envío de un navío cargado de vehículos anfibios y una batería de misiles Patriot que se sumarán a los bombarderos B-52 que Washington tiene en la región y a un portaaviones.

Nadie en Europa sigue los pasos de Washington, ni su tradicional aliado británico. El canciller Jeremy Hunt dijo a su llegada a Bruselas que estaba “muy preocupado por el riesgo de que la escalada de la tensión produzca un conflicto por accidente”. El francés Jean-Yves Le Drian fue más directo y dijo que “la postura estadounidense de aumentar la presión y las sanciones no nos conviene”. Y el alemán Heiko Maas dijo que “nadie quiere un Irán con armas nucleares” y que por eso “en Europa consideramos que ese acuerdo es necesario”.

El británico Hunt advirtió incluso contra el riesgo de proliferación nuclear: “tenemos que vigilar que Irán no vuelva al camino de la nuclearización. Porque si Irán se convierte en potencia nuclear sus vecinos probablemente querrán convertirse en potencias nucleares”.

Venezuela

La otra bronca surge por Venezuela. Washington no ve salida dialogada posible y apuesta por la presión para que los militares dejen caer a Nicolás Maduro. Europa puso en marcha un grupo de contacto que esta semana enviará una misión a Caracas con representación de varios países europeos.

El grupo de contacto, anunciado hace casi dos meses, no dio por ahora resultados, pero fuentes de la diplomacia europea explicaban esta mañana a ‘Clarín’ que parte de la responsabilidad del bloqueo actual es achacable a los movimientos de Juan Guaidó.

Los europeos rechazan rotundamente cualquier intervención militar extranjera, pero no hay tanta unanimidad sobre la idoneidad de aplicar más sanciones. Londres pide más mano dura que se llevaría la práctica con más sanciones contra la cúpula del régimen. Mogherini y un grupo de países liderados por España estiman que todavía hay que dar más tiempo a una salida negociada.

El canciller español Josep Borrell, que la semana pasada llegó a decir que Washington se comportaba “como un cowboy” en la crisis venezolana, criticaba este lunes que Estados Unidos “está planteando continuamente la posibilidad de una intervención militar”.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS